lunes

La folie



Ma jeunesse en jouant fit la vie prisonnière.
O donjon où je vis!

René Char







He destruido puentes, edificios y naves
de esta ciudad.
He atravesado la última puerta hacia el último
acantilado.
Es el fin del juego y sin embargo la pantalla
no confiesa game over.
Hace falta una sola voz para gritar que la vida continua
en una grieta,
que de la grieta manan los desiertos
que de la grieta brotan las cenizas de los árboles
en llamas,
que no hay secreto en el pasadizo,
que el futuro es un pájaro ardiendo en el presente,
que no hay máscara sin dolor, ni dolor sin máscara.
Una sola voz que ponga en duda, ahora,
la certeza
de no saber
a dónde me dirijo.


9 comentarios:

  1. la incertidumbre es un fiel compañero

    ResponderEliminar
  2. Hace poco titulé una entrada de mi blog algo parecido.
    "La incertidumbre es la Mierda".
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. la incertidumbre de no saber
    el fin del principio
    el principio del fin
    el comienzo nuevo

    (millais! ofelia! <3)

    ResponderEliminar
  4. los naúfragos encendieron un fuego para perseguir su estela.

    ResponderEliminar
  5. "La dulce Ofelia, la razón perdida
    cogiendo flores y cantando pasa"

    (G.A.Bécquer)

    ResponderEliminar
  6. Una voz que sea doble mirada.

    ResponderEliminar
  7. Quiero escuchar el tono
    el color de ésa voz
    en
    los
    huesos

    beso, Odile

    ResponderEliminar
  8. Mon amour, peu importe que je sois né: tu deviens visible à la place où je disparais

    ResponderEliminar