domingo

La sangre se hace voz, la fiera duerme.




Oui, c'est pour toi que je suis entrée dans ce monde,
comme une vague de sang
qui ne trouve plus son chemin vers le coeur.

Linda Maria Baros




Qué importa en qué momento
hiciste de mí la presa.
He olvidado por qué duele tanto
desnudarse.
Pero existes aquí, eres, clavas
tus dientes,
dejas
atrás
mi cuerpo
señalado.




10 comentarios:

  1. Me encantó el poema, precioso precioso precioso :)

    (Pero creo que hay un pequeño error con la palabra "sangue"... ;))

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias y rectifico la errata. ¡El no dormir nada acarrea estas consecuencias!
    :)

    ResponderEliminar
  3. Oh, Dios, se ven, se ven a la luz de un fuego terrible. Terrible pero sereno.

    Abrz.

    ResponderEliminar
  4. 'jate tu, que la fot me ha recordado a Mulhholand drive, hablando de Lynch...

    ResponderEliminar
  5. Tiene un aire al Teatro El Silencio y su caja azul.no??

    ResponderEliminar
  6. Sí, la verdad es que sí. Por eso me gusta.

    ResponderEliminar